jueves, 12 de julio de 2007

No resiste análisis.Crítica con seriedad y altura.Texto original de Eugenio Sugg.




Cámara Chilena de la Construcción propone convertirla en una "ciudad dotada"
Cuando el Poder Judicial decidió castigar al famoso "juez express" enviándolo a vivir a Antofagasta, la mayoría de quienes nacimos o echamos raíces acá, reaccionamos con sorpresa y desconcierto. Una vez digerida la noticia, esos sentimientos oscilaron entre el enojo, la ira, tristeza y, por supuesto, la vergüenza.
Pasan por el subconciente una sucesión de situaciones injustas que debe soportar la gente de esta tierra, como las políticas centralistas, la burlesca distribución de los dineros del royalty, el proteccionismo al agro y los precios más altos de Chile en productos básicos como el agua, el pan, las gasolinas... en fin. En el otro extremo, el enorme aporte que hace la Segunda Región al erario nacional, que por supuesto no llega de vuelta de manera proporcional.
Quienes vivimos felices en esta ciudad tenemos derecho a preguntarnos si ¿es un castigo vivir acá? ¿merece la capital minera del mundo este trato? Hay veces que para darnos cuenta de lo que somos es necesario la ayuda de terceros y en esa perspectiva quizás esa desafortunada decisión del Poder Judicial nos ayude a entender qué tipo de ciudad somos y cómo nos ven desde afuera.

CONMUTANTES
Algunas consideraciones. En mayo de 2006 el Instituto de Economía Aplicada Regional (Idear), presentó al Gabinete Regional su investigación "Política regional en Chile y las regiones". Su director, Patricio Aroca, expuso con una serie de ejemplos los distintos efectos de las políticas públicas en las regiones, comparadas con Santiago y entre regiones.
Pero lo que más impactó fue el fenómeno de los conmutantes, gente que llega para trabajar a la región y luego vuelve a su ciudad. Según detalla este estudio, a Antofagasta llegaban a trabajar mensualmente -según Censo del 2002- cerca de 16 mil personas y se iban desde nuestra región a trabajar a otras regiones menos de 2 mil, lo que deja un saldo de 14 mil trabajadores mensuales. Si considerábamos un ingreso promedio mensual para cada uno de mil dólares ($ 515 mil a esa fecha), eso significa que cada año se fugaban US$ 160 millones.
El Fondo Nacional de Desarrollo Regional (Fndr) de la Segunda Región en 2005 fue aproximadamente US$ 40 millones de dólares. Esto implicaba que el ingreso que se llevaban los conmutantes a esa fecha era más de 4 veces superior al Fndr de la región.

¿CIUDAD DOTADA?
¿Qué tiene o no tiene Antofagasta que mucha gente evita vivir acá? La pregunta es súper simple, pero la respuesta muy compleja. En las próximas líneas intentaremos descubrirla a la luz de la visión crítica y constructiva -cómo no- de la Delegación Antofagasta de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC).
Su presidente, Emile Ugarte Sironvalles, reconoce que "alrededor de nuestra ciudad se produce una tremenda riqueza en torno a una actividad minera de clase mundial. Acá están concentradas las mayores productoras mineras y las más importantes proveedoras de esa industria. Entonces, creemos que nuestra ciudad debe relacionarse de mejor manera con esta actividad económica y un gran ejemplo de ello es Exponor. Durante su realización los restoranes estaban llenos, el comercio obtuvo importantes ganancias y la hotelería estuvo copada", explica.
Según su visión, la globalidad separa todas las actividades anexas a las productivas y las ubica en las denominadas "ciudades dotadas". "Estas ciudades son aquellas que entregan calidad de vida y recursos humanos, y en Chile hay sólo una: Santiago. Por eso, a partir de 2001 se han ido gerencias completas a la capital". Pero lo más grave, según Ugarte, es que Antofagasta también está perdiendo su función habitacional, y aquí acude al ejemplo de los conmutantes.

SUELO
¿Qué sucede? Según Ugarte, el Estado no reconoce que nuestra actividad económica no es renovable. Es decir, no hay relación entre los recursos que aporta la región y lo que llega de vuelta para financiar obras de adelanto en infraestructura. Otro aspecto fundamental en este panorama es la institucionalidad en la administración del suelo que inhibe la inversión privada.
"Bienes Nacionales -que es la entidad que administra mayoritariamente el suelo en el norte- ve el territorio como caja recaudadora. Para nosotros un referente para generar un desarrollo rápido en la región es lo que hace el Puerto de Antofagasta, que logra esta alianza público-privada, creando todas las condiciones para que se genere una inversión como el mall", explica.
"Entonces, como primera medida para generar una ciudad dotada, es cambiar la administración del suelo", sentenció.

PIRATAS
Un tercer punto que a juicio del gremio está frenando el desarrollo de la ciudad es la administración de los territorios costeros. "La razón de ser de esta ciudad está en el borde costero. Pero este territorio está normado por una institución desde el tiempo de la Colonia, cuando por miedo a los ataques de los piratas, se le entregó su cuidado a las instituciones de defensa para que establezcan un cordón defensivo. Por esa razón hasta hoy el litoral está a cargo de la subsecretaría de Marina. Y prácticamente allí no se puede construir nada".
La Cámara proyecta la ciudad hacia el mar, tal como lo han hecho ciudades como Kobe en Japón o Dubai. "En la mayor parte de las ciudades del mundo hay una interrelación entre el mar y la ciudad. En Antofagasta el Estado ha hecho un gran esfuerzo con las obras del Bicentenario, pero hoy las ves y están en deterioro, porque cuesta mucho mantenerlas".
Según su visión es imperioso integrar al sector privado -manteniendo el borde costero como espacio público- para que ayude a conservar esos sectores y genere actividad económica urbana.

Proyeccion
Para avanzar hacia la "ciudad dotada" Ugarte propone aprovechar el suelo rocoso de la zona para construir sobre él y proyectarse hacia el mar. "Construir un hotel sobre las rocas en el mar, para nosotros sería muy sencillo", explica.
Asimismo, propone una ciudad más concentrada, como una forma de mejorar la calidad de vida de los antofagastinos. "Lo que genera riqueza en una ciudad es la concentración. Si logro densificar todo es rentable, puedo poner un supermercado, instalar un museo o cualquier equipamiento. Con densificación baja nada es rentable".
Para eso, es fundamental que el centro de Antofagasta recobre su función habitacional.

Dubai

La Cámara usó el ejemplo de Dubai, uno de los siete emiratos que integran desde 1971 los Emiratos Arabes Unidos. La ciudad de Dubai es famosa por su aeropuerto y el hotel Burj al-Arab (abajo), un rascacielo de lujo construido sobre una isla artificial.
En el emirato se han construido grandes rascacielos y se celebran bastantes convenciones y conferencias internacionales y una de sus grandes fuentes de ingresos es el turismo.
Dentro de los grandes proyectos de urbanización se encuentran las Palm Islands (izquierda), con tres diferentes ambientes; en Jumeirah, que es el primero de los proyectos; en Jebel Ali, que es el segundo (50% más grande) y Deira que será tres veces mayor que el primero. Asimismo The World, compuesto por 300 islas de arena artificial que serán ocupadas por residencias, centros comerciales y por hoteles de cinco estrellas.


EUGENIO SUGG G.
No resiste análisis.

2 comentarios:

Rubén dijo...

Dos comentarios, aparentemente contrapuestos pero, válidos simultáneamente:
- No es pecado copiar lo que es bueno, en referencia a lo que otros países hacen para prosperar;
- Las realidades de cada país es diferente y no pueden aplicarse fórmulas universalmente.
Claro que pueden replicarse algunas "recetas" en nuestra ciudad y podrían dar resultado para hacer crecer Antofagasta y colocarlo en un sitial de más relevancia, globalizarlo. Sin embargo, la ciudad debe buscar con mayor creatividad, algo que sea distintivo y propio nuestro, solo posible en nuestro desierto/mar/cielo/aislamiento, etc. Inesperado si tu quieres. Frutillar, tan al sur, frío y lluvia casi todo el año, alejado de las urbes con mayor acceso a la cultura, tiene su evento musical internacional, reconocido y famoso.
Debemos llamar a la creatividad para salir al mundo.
Antofagastinos, uníos.

El último en llegar dijo...

Realmente tienes la razón, desearía que no fuera un castigo ur a trabajar a regiones sino un premio, pero nuestro sistema es así, tanto que hace una semanas un chascón periodista del domingo expuso en su programa de tv que en las regiones todavía se duerme siesta, y que la gente ve pasar los autos sentados en las bancas, yo le digo que santiago no produce nada más que gastos, el cobre del norte, los salmones y madera del sur, eso es lo que somos, un país productor de materias primas, las cuidades cambiarán cuando hagamos algo que se pueda vender con valor agregado ej Rosen. temuco.

Paul